En determinados periodos de nuestra vida la falta de sueño será algo que nos acompañe. El nacimiento de un hijo o los problemas laborales son dos ejemplos de lo que muchos de nosotros viviremos.
No todos necesitamos las mismas horas de sueño para sentirnos al día siguiente descansados y con las pilas recargadas para hacer frente al nuevo día. Se recomienda dormir 7 horas para tener un descanso óptimo. Sin embargo, como digo, no todos tienen la necesidad de este tiempo (¡y que envidia que me dan!).
Los problemas de conciliación y mantenimiento del sueño pueden ser derivados de costumbres poco adecuadas para tener un buen descanso nocturno. Vamos a ver cual son las más importantes a tener en cuenta.

Lo primero y fundamental es respetar unos horarios de acostarse y levantarse. No todos los días son iguales, pero entre semana, sumidos en nuestros quehaceres lo habitual es tener una rutina, por lo menos a la hora de despertarse. Lo mismo hemos de hacer a la hora de acostarnos. La rigidez no es necesaria. Marcarnos una franja horaria puede hacernos cumplir este objetivo sin necesidad de estresarnos y permitiéndonos ver alguna película o programa televisivo que nos guste.
Pero igualmente debemos hacer los fines de semana. Desechando esa rigidez, no vamos a ponernos el despertador a las 7 a.m. como hacemos de lunes a viernes, pero tampoco estaremos en la cama hasta las 12 p.m. ¿Y por qué? Porque eso hará que el domingo no haya quien se meta en la cama y por tanto el lunes apareceremos por la oficina con unas preciosas ojeras. ¿Y por la noche? Pues abogando por esa flexibilidad, intentaremos respetar nuestros horarios sin dejar de disfrutar de nuestros días libres.
Si a esto le añadimos una rutina como ir al WC, lavarnos las manos y leer, aunque sólo sea por unos minutos, mejor que mejor.

Lo segundo, no tomar alcohol antes de dormir. Sí, claro ¿y si hemos salido a cenar? Pues podemos reducir el consumo. Se sabe que el alcohol hace que nuestro sueño sea mucho más ligero y nos podamos despertar varias veces. Esto hace que nuestro descanso sea mucho menor. La recomendación es extensible a los productos con cafeína o teína.
Lo mismo se puede decir de la comida. Irnos a la cama con el estómago lleno y en plena digestión no favorecerá que nos quedemos dormidos. Pero tampoco tener hambre. Aquí hay que hacer caso a la sabiduría popular, porque es cierto que un vaso de leche antes de dormir puede ayudarnos a conciliar mejor el sueño.

Lo tercero, hacer ejercicio. Pero no inmediatamente antes de irse a la cama –de hecho sería contraproducente porque en ese momento nuestra activación sería mayor–,sino que como mínimo hemos de terminar 30 minutos antes. Hay ejercicios que favorecen más la relajación, como el yoga, que ayuda a la relajación físico-mental. Si por nuestra apretada agenda esto no fuera posible, siempre podríamos recurrir a hacer unos estiramientos en casa o a darnos un baño de agua tibia.

Cuarto, vayamos a la cama sólo a hacer lo que se hace en la cama…. (todo queda dicho). Fuera móviles, Ipad, tablets, TV, papeles del trabajo, deberes de los niños…. Sí, es verdad que he dicho que leer ayuda a conciliar el sueño, pero ha de ser una lectura que nos haga desconectar del día. Y sobre todo que no nos estimule… ¡malditas nuevas tecnologías!

Quinto, hacer que la habitación tenga un clima que acompañe al sueño. Un calor o frío excesivo nos hará sentir incómodos. Al igual que pilotos de luz encendidos que nos den la apariencia de estar en una nave espacial. Bajemos las persianas y dejemos en la mesilla cosas que puedan sernos útiles y eviten que nos tengamos que levantar, como un vaso de agua o un paquete de pañuelos. Nada de dejar el móvil y mucho menos con sonido. Venimos a dormir y no queremos que nada nos lo boicotee.

En sexto lugar, hay que valorar cómo le afectan las siestas. Aunque sean muy saludables pueden estar perjudicando la conciliación del sueño nocturno, con lo cual no nos estarían beneficiando. Igualmente, leamos el prospecto de los medicamentos que tomamos. Algunos de ellos pueden estar haciendo interferencia y sería recomendable hablarlo con el médico oportuno.

Y por último, si pasados 30 minutos no se ha quedado dormido, lo mejor es levantarse e intentar relajarse en un sillón antes de ponernos nerviosos en la cama contando ovejitas. Después volveremos a la cama intentando no agobiarnos.

¡Felices sueños!